Las sanciones de protección de datos.

La legislación en materia de protección de datos impone sanciones muy importantes a todas las figuras y responsabilidades de su gestión, y que son las siguientes:

  1. Los responsables de los tratamientos.
  2. Los encargados de los tratamientos.
  3. Los representantes de los responsables o encargados de los tratamientos no establecidos en el territorio de la Unión Europea.
  4. Las entidades de certificación.
  5. Las entidades acreditadas de supervisión de los códigos de conducta.

Y para imponer la sanción se tiene en cuenta el tipo de datos que trata, el volumen manejado, los beneficios obtenidos, la intencionalidad, reincidencia, y, sobretodo, perjuicio causado.

La catalogación de las infracciones más significativas y que tienen aparejada sanción son:

-INFRACCIÓN LEVE, cuando no exista transparencia de la información, exista incumplimiento de no informar al afectado cuando lo haya solicitado. E incluso, cuando suceda un incumplimiento por parte del encargado de sus obligaciones, entre otras.

La infracción leve prescribe al año.

-INFRACCIÓN GRAVE, serán consideradas infracciones graves las que supongan una vulneración sustancial del tratamiento y tengan que ver con datos de un menor recabados sin consentimiento, falta de adopción de medidas técnicas y organizativas necesarias para la efectiva protección de datos, incumplimiento de nombrar responsable o encargado de tratamiento de datos.

La infracción grave prescribe a los dos años.

-INFRACCIÓN MUY GRAVE, cuando haya un uso de los datos para una finalidad diferente a la pactada, se omita el deber de información al afectado, con exigencia de un pago para poder acceder a los datos propios almacenados.

La infracción grave prescribe a los tres años.

Las sanciones de las Infracciones muy graves son multas administrativas que pueden alcanzar los veinte millones de euros o, tratándose de una empresa, de una cuantía equivalente al 4% de la facturación.

Las sanciones de las Infracciones graves son multas administrativas que puedan ascender hasta los diez millones de euros o, si se trata de una empresa, una cuantía máxima del 2 % de la facturación.

Además de las sanciones relacionadas con las infracciones, también se puede reclamar, por el perjudicado en la infracción, una indemnización por el daño y perjuicio sufrido.

Para evitar cualquier problema con la legislación protección de datos, es importante rodearte de expertos y estar bien asesorado para actuar a tiempo frente a cualquier responsabilidad.

× Hola, ¿Cómo podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: